La Lista del Súper

Un poquito de mi misma, mis manías, ocurrencias, enojos, diversiones etc. Como dicen, "de todo como en botica", sólo que aquí es "de todo como en el súper".

jueves, mayo 10, 2007

¿Para qué querer ver el Futuro pudiendo vivir el Presente?

Tenía yo un buen rato sin leerle el Tarot a nadie hasta hace unos días en que la señora Lulú me pidió encarecidamente que le hiciera una tirada. Llevaba la pobre mujer un mes aproximádamente pidiéndome una lectura y pues aunque no me latía mucho tener un acercamiento kármico con ella no me quedó más remedio que leerle las cartas ante tanta insistencia. La cosa es que recordé el porqué había yo dejado de leer las cartas la primera vez (cuando hacía yo lecturas gitanas de librito) y porqué después que estudié el Tarot un poquito más, algunas lecturas me hacían sentir incómoda. Y es que la gente es rara y obstinada. Preguntan lo mismo una y otra vez, desperdician los consejos haciendo preguntas de cosas que ya saben pero no quieren aceptar o buscan la aprobación y validación de las decisiones que toman y en el peor de los casos, quieren que las cartas les digan qué hacer.

Cuando empecé a leer las cartas era yo aún una adolecente y no pasaba de que mis amiguitas preguntaran si le gustaban a Fulanito o si iban a pasar un examen o no. Me saqué de onda cuando una amiga preguntó que si estaba embarazada, mi respuesta fue: "mira nena, en la farmacia de la esquina venden pruebas de embarazo, para que salgas de dudas." En ocasiones la gente pregunta lo mismo una y otra vez esperando que las cartas les respondan lo que quieren escuchar, por ejemplo, la señora Lulú, que primero preguntó si iba a regresar con su ex-marido, cuando le dije que no era probable preguntó si el ex todavía la quería y así se le fué la lectura, parafraseando la misma pregunta una y otra vez.

El futuro no existe, es el resultado de las decisiones que tomamos hoy y de las acciones presentes. Aunque existan factores externos que no podemos controlar o que no conocemos, nuestro libre albedrío moldea nuestro destino. Sí creo que existen bendiciones que son para cada uno de nosotros y que están grabados en nuestro destino, pero de nosotros depende el recibirlas y gozar de ellas o despreciarlas y dejarlas pasar.

El Tarot es una herramienta llena de sabiduría, pero no sirve para decirnos qué hacer. Sirve para conectarnos con lo más profundo de nuestro ser, con nuestra esencia para ver un panorama más amplio de nuestra vida y saber lo que necesitamos buscar. Personalmente creo que una lectura es una charla con nuestro interior.

Para lograr una buena lectura es necesario sentirnos identificados con el medio, es decir las cartas. Recurdo una vez hace mucho tiempo, cuando yo todavía no leía, fuí a leerme el Tarot en un changarrito, y las cartas me hicieron sentir incómoda. Las imágenes, los colores, no sé qué fue pero el caso es que no me gustó. Es por eso que cuando adquiero un nuevo Tarot, primero lo examino, si me gustan las imágenes, si me dicen algo y lo más importante, si me hacen sentir bien o no.

Si alguna vez se hacen leer las cartas, no pregunten si van a encontrar el amor o el trabajo de sus sueños, etc, pregunten por qué no lo han encontrado, y al mismo tiempo, pregúntenselo a ustedes mismos. Hay cosas que ya sabemos pero que no queremos aceptar, la respuesta es la honestidad con nosotros mismos.

Sean felices.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Falazexy said...

Por eso los charlatanes se hacen millonarios: siemper son las mismas preguntas. Se acude a las artes adivinatorias generalmente cuando hay incertidumbre y ansiedad respecto al presente y el futuro. Yo creo que sería más provechoso pagar sesiones de terapia que tiradas de baraja. Y como dices, la verdad en el fondo la sabemos, pero nos da mucho miedo aceptarla. Somos aún esa humanidad irresponsable...

4:14 p. m.  
Blogger Ren said...

Muchas gracias por el comentario. Tienes razón, a veces una lectura de cartas es una pequeña terapia ;)

8:12 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home